En 1930 llegaron a este rincón desfavorecido de Madrid un grupo de Hermanas de las hijas de la Caridad que ofrecían consuelo y alimentos a las personas que vivían allí en condiciones poco adecuadas.

En 1942 las Hermanas pusieron aquí su residencia definitiva para poder ayudar de manera más eficaz a todas las familias que de una manera u otra las necesitasen.

En 1985 se firma un concierto con la Junta de Protección de Menores para que asistan al Centro alumnos con diferentes problemáticas sociales. Será el ayuntamiento el que facilitará un equipo multiprofesional para hacer un seguimiento de los diferentes casos. De este modo el Centro cumple una importante labor integradora, ya que se da prioridad a aquellos alumnos que presentan algún tipo de dificultad, tanto en el aprendizaje, como en el comportamiento.

El Centro fue subvencionado por el Ministerio de Educación y Ciencia y se abrieron 8 unidades de E.G.B, y más tarde obtuvo Concierto Pleno. En el curso 1995-1996, con la reforma de la Ley el Centro se quedó con 6 unidades de Educación Primaria y 3 de Educación Infantil, situación que continua hasta la actualidad, y siguiendo  fieles a nuestro principio de ayudar al más necesitado, acompañando a nuestros alumnos académicamente y espiritualmente, esto último incluso después de acabar su etapa educativa en el Colegio con los grupos de catequesis, convivencias y campamentos  de JMV.