Somos un Centro Educativo Vicenciano (CEV), y como tal, nos definimos en nuestro Carácter Propio como un centro confesional, inspirado en las figuras de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac.

La Pastoral es un pilar fundamental de nuestro centro, y estamos convencidos de que la dimensión espiritual de nuestros alumnos forma parte de su educación integral.

Por eso, la Pastoral está presente en cada una de las actividades que realizamos en el día a día con nuestros alumnos, para desarrollar la dimensión transcendente, espiritual y cristiana de la persona, y provocar así experiencias de acercamiento a Dios y al Evangelio.

Pretendemos acercar a los alumnos y sus familias una imagen de Iglesia viva, actual, joven y siempre dispuesta a ayudar al que más lo necesita.